10 octubre 2018
Rebelión por el agua tóxica en Basora (Irak) que estremece al Medio Oriente

Sin el caníbal fracking –fracturación hidráulica que provoca estragos con su pletórica agua contaminada y sus sismos, además de constituir un fraude financiero de la Reserva Federal y la bancocracia de Wall Street y La City (http://bit.ly/2xPSYVB)–, el agua tóxica ha ocasionado una rebelión en Basora, tercera ciudad más importante del devastado Irak –detrás de Mosul y Bagdad– con dos millones de habitantes en el corazón de los principales yacimientos petroleros del mundo y que puede tener severas implicaciones en la geopolítica del golfo Pérsico.

Una niña bebe agua de un grifo en un campamento de refugiados a 20 kilómetros al sur de la ciudad santa chiíta de Najaf, a 160 kilómetros al sur de Bagdad, Irak.

Patrick Cockburn juzga que la grave crisis del agua tóxica de Basora, la otrora Venecia del Golfo, puede desestabilizar a Irak.

El agua tóxica ha ocasionado una rebelión: cerrando Umm Qasr, principal puerto de Irak, y llegando a incendiar las oficinas del gobierno y de los partidos políticos acusados de las desgracias acuíferas que han provocado una epidemia de cólera.

Según Cockburn, los hospitales de Basora hasta principios de septiembre habían tratado 17 mil 500 personas por diarrea crónica y malestares estomacales, después de haber bebido agua contaminada. Otros manejan la cifra dantesca de 90 mil hospitalizados.

Lo absurdo radica en que las petroleras alrededor de Basora exportan más petróleo que nunca: cuatro millones de barriles al día en agosto, que equivalen a ocho mil millones de dólares al mes.

Resulta que el agua salina se mezcla con el agua fresca, lo que la hace salobre y reduce la efectividad del cloruro que de otra forma mataría a las bacterias.

La abundancia de bacterias se debe a que el sistema acuífero no ha sido renovado durante 30 años –el tiempo de las dos guerras que libró EU– cuando las aguas cloacales de las tuberías rotas se mezclan con el agua fresca.

Los dos principales bloques políticos de Irak todavía no forman un nuevo gobierno, lo cual ha paralizado las medidas de higiene acuífera, mientras los niveles del agua descendieron dramáticamente en la parte iraquí del río Tigris, y Turquía disminuyó el flujo del Éufrates en 55 por ciento (https://ind.pn/2C3t18I).

La tormenta es perfecta: Patrick Cockburn sentencia que Irak es ya una de las arenas de la escalada de la confrontación de EU e Irán, mientras que la amenaza de la epidemia del cólera en Basora y las crisis en Irak tienden a expandirse velozmente e infectar a la región entera (https://ind.pn/2OH6chV).

Cockburn alerta que una sequía catastrófica amenaza a Irak conforme las principales presas en los países circundantes cortan el agua de sus grandes ríos: el Tigris y el Éufrates.

Conforme Turquía, Siria e Irán construyen presas en sus ríos, partes de Irak se están volviendo desérticas.

Según Cockburn, pese a que Irak empieza a recuperarse de 40 (sic) años de guerras y emergencias, su existencia es amenazada por el rápido descenso de sus niveles acuíferos de sus dos grandes ríos, el Tigris y el Éufrates.

Cockburn arguye que Irak fue en el pasado autosuficiente en alimentos y ahora importa 70 por ciento de sus necesidades.

Es increíble que la sequía de Irak sea provocada por sus vecinos (https://ind.pn/2OJeaXU) y su carencia de agua puede obligar el éxodo de cuatro millones de personas (https://ind.pn/2OLdeCa) cuando tres mil millones de dólares del gobierno han sido exiguos.

Su vecino Kuwait entregó cuatro sistemas de desalinización con capacidad de 250 galones galones cada uno, pero ha sido exiguo (http://bit.ly/2OKcugz).

The World Resource Institute (WRI) expuso imágenes satelitales de Marruecos, España, Irak e India que podrían sufrir una crisis hídrica como la que hoy padece Ciudad del Cabo, en Sudáfrica (http://bit.ly/2OKxGD7).

Según WRI, “el choque hídrico podría –si se conjuga con vulnerabilidad existente política, económica y social– precipitar una crisis que podría incluso terminar en un alzamiento político, conflicto o migraciones masivas”.

No solamente Irak es flagelada en su zona sur de Basora, sino que también es martirizada en el norte, en su reserva de Mosul que se ha encogido en un 60 por ciento (sic) de su área desde finales de la década de los noventa.

Irak es un Edén en vías de extinción gestado por los humanos.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Analista mexicano, de origen libanés, especializado en relaciones internacionales, economía, geopolítica y globalización. Es profesor en la UNAM y publica regularmente en periódicos como La Jornada y el El Financiero. Es un comentarista frecuente en medios internacionales de televisión como teleSUR, entre otros.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.