• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Rousseff reiteró que los golpistas atentan a diario contra la soberanía de Brasil y el Estado Democrático de Derecho.

Rousseff reiteró que los golpistas atentan a diario contra la soberanía de Brasil y el Estado Democrático de Derecho. | Foto: Reuters

Publicado 11 octubre 2017

Rousseff condenó el registro que la Policía hizo en la casa de uno de los hijos de Lula y aseguró que forma parte de la persecución con la que el Gobierno intenta impedir que el mayor líder popular de Brasil dispute los comicios presidenciales.

La presidenta constitucional de Brasil, Dilma Rousseff, agradeció a los manifestantes que se reunieron este miércoles frente a la sede del Supremo Tribunal Federal (STF) para exigir la anulación del impeachment, aprobado por el Congreso Nacional, calificado como un golpe contra la democracia y el pueblo brasileño.

Los manifestantes entregaron en el STF casi 100.000 firmas como parte de una acción popular que espera reunir un millón 300.000 firmas (cifra que representa el uno por ciento del electorado brasileño), para reivindicar la anulación de la votación en el Congreso que avaló el impeachment y con ello la destitución de la presidenta electa.

Rousseff reiteró que los golpistas atentan a diario contra la soberanía de Brasil y el Estado Democrático de Derecho, en referencia al nuevo ataque que recibió este miércoles por parte del Tribunal de Cuentas de Brasil (TCU), que decidió embargar bienes de la mandataria y de otros antiguos miembros del Consejo de Administración de Petrobras, con la excusa de resarcir daños por 580 millones de dólares causados a la petrolera estatal por la compra de una refinería en Pasadena, Estados Unidos (EE.UU.).

De acuerdo al órgano fiscalizador, la compra se realizó en 2006, año en que Rousseff ocupaba el cargo de ministra de la Presidencia en el Gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y además presidía el Consejo de Administración de la estatal.

El bloqueo a Rousseff, destituida el año pasado por el Congreso por supuestas maniobras irregulares en el manejo de los presupuestos, será temporal y se extenderá por un año, según indicó el TCU.

Por otra parte, Rousseff rechazó y condenó el registro que la Policía hizo el martes en la casa de Marcos Claudio da Silva, uno de los hijos de Lula da Silva, para supuestamente buscar drogas, y aseguró que forma parte de la persecución con la que el Gobierno del presidente de facto de Brasil, Michel Temer, intenta impedir que su antecesor y padrino político dispute las elecciones presidenciales de 2018.

La "invasión", "basada tan sólo en una denuncia anónima y falsa", fue "otra acción abusiva cometida por exhibicionismo para los medios de comunicación", ya que no había ninguna investigación en marcha que justificase el registro, advirtió Rousseff.

"Nada fue encontrado en la búsqueda policial, lo que demuestra el abuso cometido por las autoridades tan sólo para alimentar una gran prensa sedienta por escándalos", lamentó.

Rousseff, además, advirtió que el uso político de las instituciones en Brasil está generando un clima de "excepción que, si no es combatido, se convertirá en el huevo de la serpiente del fascismo".

El registro también fue duramente condenado por los abogados de Lula y por el Partido de los Trabajadores (PT), quienes atribuyen las diferentes denuncias por corrupción contra el exmandatario a una persecución política para impedirle que participe en las presidenciales del próximo año, en las que aparece como favorito en las encuestas.

>> Corte Suprema determina autonomía del Poder Judicial en Brasil


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.