• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Ravi es un buen hombre, un padre, un esposo, un líder, alguien que pone a los demás por delante suyo", expresó Das ante una multitud que protestaba contra la detención. 

"Ravi es un buen hombre, un padre, un esposo, un líder, alguien que pone a los demás por delante suyo", expresó Das ante una multitud que protestaba contra la detención.  | Foto: EFE

Publicado 12 enero 2018

Las autoridades estadounidenses deportaron al trinitario Ravi Ragbir, quien residía en el país desde hace más de 20 años. 

El activista de nacionalidad trinitaria, Ravi Ragbir, quien durante 25 años residió en el estado de Nueva York, en el noreste de Estados Unidos, fue deportado este jueves por la policía migratoria a su nación de origen, Trinidad y Tobago.

De acuerdo con un reporte de las autoridades, la deportación procedió porque "los delincuentes extranjeros siempre han tenido una prioridad para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos", (ICE, por su sigla en inglés).

Detalló un portavoz del ente que Ragbir "ha extinguido sus peticiones y apelaciones (...) y permanecerá en custodia hasta su traslado a Trinidad", añadió.

La detención se hizo cuando el director de la Coalición Nuevo Santuario acudió a su chequeo anual en la sede del ICE en Manhattan. En el lugar fue arrestado y trasladado a una prisión en una ambulancia, explicó Donna Schaper, una pastora de la comunidad. 

>> EE.UU.: Beneficiarios del programa Medicaid tendrán que trabajar

La abogada del activista, Alina Das, quien ha presentado recursos ante la justicia para exigir su liberación, alegó que a Ragbir se le ha negado el derecho a una audiencia con un juez migratorio. 

Según señalaron medios locales, uno de los objetivos que persigue con la reforma de las políticas migratorias la administración del presidente del país, Donald Trump, es expulsar del país a aquellos ciudadanos que tienen en su récord algún delito. 

>> Protestan contra cárcel de Guantánamo frente a la Casa Blanca

Ravi Ragbir llegó a EE.UU. hace 25 años y tramitó los papeles para obtener su residencia permanente. En 2001 fue sentenciado por haber cometido un delito de fraude bancario, por el cual cumplió una condena de tres años en prisión domiciliaria y dos en una cárcel federal. 

Tras ser liberado, estuvo dos años más detenido a la espera de ser deportado. Pero se salvó gracias a varios aplazamientos, el último de los cuales vencía este año.

"Es un estado de sitio"

Líderes religiosos de la Coalición Nuevo Santuario condenaron este tipo de acciones, y explicaron que detrás de ellas lo que se esconde es el acecho de las autoridades que buscan intimidar. Esto a raíz de la campaña que busca detener la ola de deportaciones de indocumentados.  

El reveredo Juan Carlos Ruíz, líder de la organización, expresó que "no se trata sólo de Ravi sino del movimiento detrás de él y de las familias inmigrantes que dependen de estas acciones para su protección".

"(...) La Migra (policía de inmigración) está acosando y vigilando las iglesias santuario para enviar un mensaje claro al movimiento acerca de la fuerte lucha convocada entorno al caso de Ravi. Si perdemos las iglesias santuario, también perderemos las escuelas y los hospitales y otros lugares sensibles, que de por sí ya son pocos", agregó. 

Una de las inmigrantes que reciben albergue. Foto: eldiariony.com

 

La Coalición ofrece albergue a los indocumentados en riesgo de deportación, como en los casos de la madre guatemalteca Amanda Morales y  Michellin De Eugene, de nacionalidad haitiana.

Calificó como un "estado de sitio" la persecución de la que han víctimas durante los últimos meses. 

"Los funcionarios del ICE nos informaron que no han ordenado ningún operativo en las iglesias, pero sí tenemos claros indicios de vigilancia (…) hemos tomado medidas como apagar teléfonos y reconocernos entre nosotros durante las reuniones, es un estado de sitio", expresó el reverendo.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.