• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Las personas deben tener en todo momento acceso a un punto de agua para garantizar una buena higiene.

Las personas deben tener en todo momento acceso a un punto de agua para garantizar una buena higiene. | Foto: teleSUR

Publicado 19 mayo 2020


Blogs



La OPS y la OMS han presentado algunas medidas para el correcto uso y consumo del agua en medio de la pandemia por la Covid-19.

Durante la pandemia por el nuevo coronavirus, las autoridades sanitarias internacionales han destacado la importancia de mantener una mayor higiene de las manos y la desinfección de las superficies, por lo que es imprescindible hacer un uso adecuado del agua.

LEA TAMBIÉN:

OMS acuerda que futuras vacunas contra la Covid-19 sean un bien común de la humanidad

Las Organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) han recomendado algunas medidas para el empleo y consumo de este recurso.

Además, detallaron acciones para el saneamiento e higiene en entornos de atención médica, donde se debe proteger a los pacientes y al personal médico.

Agua potable en instituciones sanitarias 

El personal de salud debe lavarse las manos antes y después de atender a pacientes. I Foto: Freepik

El agua que será consumida debe pasar por un tipo de tratamiento que garantice su salubridad, mientras se implementa un programa de control y vigilancia de la calidad del líquido en el establecimiento de salud.

Las instituciones sanitarias deben asegurarse que el personal, los pacientes y los cuidadores tengan acceso en todo momento a un punto de agua potable controlado; también para el lavado de las manos después de ir al baño, previo a la manipulación de alimentos, así como antes y después de atender a pacientes.

En cuanto a los quirófanos, salas, consultorios, puestos de socorro, zonas de esterilización, laboratorios, cocina, lavandería, duchas, aseos, almacenamiento de residuos y depósito de cadáveres; estas áreas deben estar equipadas con un punto de agua controlado, jabón o un equivalente.

Recomendaciones para la higiene de manos

Según la OPS y la OMS, el lavado de las manos por trabajadores sanitarios debe realizarse en cinco momentos: Antes de tocar al paciente, antes de realizar una tarea limpia o aséptica, después del riesgo de exposición a líquidos corporales, después de tocar al paciente y después del contacto con el entorno del paciente, contagiado con Covid-19 o sospechoso.

Para quienes deben emplear un equipo de protección personal (EPP) es importante que se laven las manos antes de ponérselo y después de quitarlo.

Igualmente, mantener la higiene cada vez que cambien los guantes, después de cualquier contacto con desechos de un paciente, después del contacto con cualquier dispositivo respiratorio, antes de comer y después de usar el baño.

Saneamiento adecuado

De acuerdo con los organismos sanitarios internacionales, los casos sospechosos o confirmados de Covid-19 deben tratarse con inodoros o letrinas con descarga de agua separados.

En tanto, las aguas residuales que proceden de lavabos, duchas, fregaderos y retretes se deben canalizar a través de un sistema de tuberías convencional para vaciarlas en el alcantarillado externo o en un sistema que permita eliminarlas.

Todos los sistemas abiertos de drenaje de aguas residuales se han de cubrir para evitar que críen en ellos vectores de enfermedades o que haya personas que se infecten por exposición directa.

¿Cómo realizar la limpieza y el lavado?

En todas las instituciones de salud donde permanezcan casos positivos a la Covid-19, la lavandería y las superficies deben limpiarse al menos una vez al día y cuando el paciente es dado de alta.

Al personal que una labor más directa con los pacientes, las recomendaciones de la OPS y la OMS incluyen el uso de “guantes resistentes, mascarilla, protección para los ojos (gafas/careta), bata de manga larga, delantal y botas o zapatos cerrados antes de tocar cualquier ropa de cama sucia”.

De igual forma, la higiene de las manos debe realizarse después de la exposición a sangre o fluidos corporales, y después de la extracción del EPP. 

Para el lavado de las sábanas, recomiendan el uso de un máquina con agua tibia  y detergente para ropa. De no ser posible, las sábanas se pueden remojar en agua caliente y jabón en un recipiente grande, utilizando un palo para remover, evitando salpicaduras; posteriormente enjuagar con agua limpia y dejar que se seque a la luz del sol.

Asimismo, el piso debe lavarse con agua y jabón, también con desinfectarse, por ejemplo, con solución de cloro al 0,1 por ciento.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.