• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El exmandatario aseguró que el 30-S, "fue la primera vez en la historia que el pueblo salió a defender a su gobernante, no a apoyar a la Policía o los insurrectos para botar al Gobierno".

El exmandatario aseguró que el 30-S, "fue la primera vez en la historia que el pueblo salió a defender a su gobernante, no a apoyar a la Policía o los insurrectos para botar al Gobierno". | Foto: EFE

Publicado 30 septiembre 2020


Blogs



El intento de golpe de Estado contra el entonces presidente Rafael Correa atentó contra los avances de la Revolución Ciudadana en Ecuador.

A una década del intento golpista en Ecuador contra Rafael Correa disfrazado de una protesta policial, el exmandatario es víctima de una persecución judicial y política para evitar su presencia en el país y participar en la próxima contienda electoral.

LEA TAMBIÉN:

Ecuador: inhabilitan inscripción electoral de partido de Correa

El exmandatario aseguró que el 30-S, "fue la primera vez en la historia que el pueblo salió a defender a su gobernante, no a apoyar a la Policía o los insurrectos para botar al Gobierno", en un país con larga trayectoria de presidentes fugaces antes de que él llegara.

El 30 de septiembre de 2010, miembros de la Policía Nacional ecuatoriana se sublevaron contra el Gobierno legítimo y constitucional de Correa, supuestamente por la eliminación de prebendas económicas en la Ley de Servicio Público, entonces recién sancionada en el Parlamento del país suramericano.

 

/>

Sin embargo, las acciones fueron achacadas por parte de sectores gubernamentales a un plan golpista que buscaba detener los procesos de cambios impulsados por los gobiernos de izquierda en el continente, como dice un informe publicado por la Comisión de la Verdad, donde se establece que sectores de oposición impulsaron intentos de golpe de Estado y magnicidio contra el entonces presidente.

Correa mostró valentía, pues no solo dio un discurso público en el cual desafió a los policías alzados a que salieran de entre la muchedumbre y lo mataran, sino que, posteriormente, cuando lo secuestraron, afirmó: “Yo salgo de aquí como presidente o como cadáver”, dejando claro que no renunciaría a su responsabilidad con Ecuador.

Durante las acciones del día, el entonces mandatario sufrió los efectos de gases lacrimógenos, le intentaron herir una rodilla recién operada y estuvo en cautiverio. Al momento en que las fuerzas de élite del Grupo de Operaciones Especiales lo lograron rescatar, secuestradores dispararon directamente contra el auto donde iba.

El levantamiento, en el que también participaron militares, dejó un saldo de cinco muertos y más de un centenar de heridos, además de saqueos en varias zonas del país.

Si bien el pueblo salió en defensa de la Revolución Ciudadana de manera espontánea el 30-S, los medios de comunicación desempeñaron un papel diferente. Intentaron manipular la realidad, convocaron a la sublevación y al caos, respondiendo a los intereses de quienes abogaban por mantener el status quo.

 

/>

Aunque aún existen grupos opositores que se niegan a admitir los sucesos golpistas y prefieren seguir manejando el asunto como una simple sublevación policial, los resultados de la Comisión de la Verdad, un dictamen de la Organización de Naciones Unidas y estudios a los medios de comunicación que demuestran que venían caldeando la opinión contra el gobierno desde meses antes, prueban el sustrato tras los hechos.

Incluso es posible hablar de influencias extranjeras. La National Endowment for Democracy (conocida como NED por sus siglas en inglés), creada por el Congreso estadounidense en 1983, para “promover la democracia” en el mundo, destinó más de un millón de dólares a Ecuador.

Sus objetivos: "Fomentar programas de participación ciudadana, entrenamiento para cuestionar al Gobierno en relación al uso de recursos, la promoción de campañas de denuncias de supuestos casos de corrupción, la promoción de líderes opositores y estudiantiles", entre otras medidas.

 

/>

Analistas afirman que el objetivo del intento de golpe de Estado en Ecuador trascendía a Rafael Correa, al igual que otros en el área como el de Manuel Zelaya, en Honduras (2009) y el de Fernando Lugo, en Paraguay (2012), sin mencionar algunos históricos, como el del chileno Salvador Allende (1973).

No se trataba solo de que a Washington le hubieran cerrado la base militar de Manta, que de acuerdo con el Pentágono servía para cubrir a toda Suramérica, sino que eliminar el gobierno progresista de Ecuador servía para obtener una posición estratégica contra Bolivia y Venezuela, otros bastiones de la izquierda en América Latina.

"La integración en América Latina, con visión independiente, soberana y digna, es una preocupación para Estados Unidos. Ya hay una restauración conservadora, de derecha, de las élites de siempre del continente, para parar esos procesos integracionistas y progresistas en el interior de nuestros países", afirmó en 2014 el entonces presidente ecuatoriano.

Correa estuvo al frente de Ecuador entre 2007 y 2017 y, a pesar de otros momentos en que se gestaron proyectos para derrocarlo –en 2015 inició una campaña golpista en su contra que tuvo como excusa el rechazo a una aprobada Ley de Herencia y Plusvalía– culminó su mandato con más del 60 por ciento de la aprobación popular.

 

/>

Sin embargo, los esfuerzos encaminados a “sacarlo del camino” no han cesado. Ante el temor de que el exmandatario se presente a los comicios electorales de 2021 y sea reelecto, se ha desatado una persecución judicial que busca incriminarlo.

Así, primero lo acusaron del secuestro, en 2012, del exlegislador Fernando Balda y le emitieron una orden de prisión por este caso, que ha calificado como una farsa, pues comenzó cuando aseguraban que Odebrecht había financiado su campaña de 2013; de lo cual no se han presentado pruebas.

Esta estratagema, respaldada por el Tribunal Supremo ecuatoriano y calificada por el exmandatario de ese país como una "acción política", se fundamenta en la acusación de Balda de que, estando en Bogotá, cinco personas lo subieron a la fuerza a un automóvil, por orden del entonces presidente.

 

/>

Sobre la conducción del caso de secuestro, frustrado por la policía colombiana, Correa se ha referido a varias irregularidades que ha denunciado como “maniobras" que solamente buscan meterlo preso.

“Ellos nombraron a dedo a un fiscal para meterme preso... pero pregunten cómo designaron a ese fiscal. El Consejo de la Judicatura se destituyó y se nombró un nuevo Consejo para administrar toda la justicia. ¿Qué garantías de debido proceso vamos a tener?”, declaró.

Asimismo, ha aclarado que: “Todos mis abogados me indican que no hay nexos causales, no hay pruebas. Eso fue juzgado en Colombia, el delito está prescrito. Lo que nos queda es organizarnos porque esto se resolverá políticamente cuando estas personas no tengan capturado al Estado y recuperemos el poder popular para el bien común”.

Precisamente en el poder político confía el expresidente, quien ha establecido paralelismos entre las artimañas en su contra y contra la exmandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner y el otrora jefe de Estado brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

"No tenemos un sistema de justicia transparente, es una persecución que se soluciona por vía política y los derrotaremos como pasa en Argentina", expresó y enfatizó que la derecha hegemónica utiliza el poder jurídico y mediático para perseguir líderes de izquierda.

 

/>

Correa fue condenado a 8 años de prisión por el caso Sobornos 2012-2016, impidiendo que se pueda presentar como candidato a la vicepresidencia del país para las próximas elecciones.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.