El cuento de hadas de Croacia en la Copa del Mundo | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Con 90 minutos más de juego que Francia, los croatas buscarán hacer historia y convertirse en Campeones del Mundo por primera vez.

Con 90 minutos más de juego que Francia, los croatas buscarán hacer historia y convertirse en Campeones del Mundo por primera vez. | Foto: EFE

Publicado 12 julio 2018

La selección balcánica está a las puerta de convertirse en el noveno equipo de la historia en poder estampar una estrella en su camiseta

Croacia vivirá el próximo domingo uno de los momentos futbolísticos más trascendentales en su historia: Jugar la final de una Copa del Mundo. El equipo liderado por Luka Modrić, Ivan Rakitić y Mario Mandžukić se convertirá en el primer equipo debutante en una instancia final desde que lo hiciera -casualmente- Francia hace 20 años.

Y es que pensar en algún momento que los croatas lograran llegar a la final de Rusia 2018 lucía descabellado, más todavía cuando la selección consiguió su boleto a la Copa vía repesca (superaron su eliminatoria ante Grecia) y haber sufrido el cambio de entrenador un par de veces durante las eliminatorias. De hecho su actual DT, Zlatko Dalic, solo dirigió tres partidos en toda la fase clasificatoria.

Sin embargo, 27 días después del pitazo inicial en Moscú, el combinado ajedrezado superó su mejor participación en un Mundial (Francia 1998) cuando obtuvo el tercer lugar siendo debutante.

Camino en la Copa

El inicio para Croacia en la fase de grupos fue mejor de lo esperado: tres victorias ante Nigeria, Argentina e Islandia le dieron a los balcánicos el liderato de su grupo y el acceso a la llave "menos complicada" de la segunda ronda. No obstante una polémica rodeó al equipo durante esta primera fase: la expulsión de Nikola Kalinic de la concentración por haberse negado a jugar los minutos finales ante el equipo africano.

Ya en la siguiente instancia, Croacia tuvo que esforzarse de más para superar a su primer rival: Dinamarca. Luego de igualar a un gol en los 90 minutos reglamentarios, la paridad se extendió en los tiempos adicionales por lo que la clasificación la tuvo que obtener desde la tanda de penales donde Danijel Subašić se erigió como la figura.

La misma receta se repitió en los cuartos de final ante el anfitrión, Rusia, que tuvo que despachar desde la misma tanda de los penales. En uno de los partidos más complicados para Croacia, el coraje del equipo los llevó a ganar mucho más allá del partido, el reconocimiento de la afición internacional.

 

En semifinales las cosas no cambiaron: luego de igualar ante Inglaterra en el tiempo reglamentario (1-1), tuvieron que jugar su tercera prórroga consecutiva convirtiéndose en el segundo equipo en hacerlo en toda la historia (Inglaterra lo hizo en 1990). El gol anotado por Mario Mandžukić a los 109 minutos significó un premio a la fortaleza mental de un equipo que ha mostrado tener más corazón que fútbol.

La asignatura pendiente de hace 20 años

La selección revelación y sensación en Francia 1998 fue la debutante: Croacia. Liderados por su estrella Davor Šuker, el equipo consiguió el tercer lugar luego de dejar en el camino a Alemania, pero caer en semifinales ante el anfitrión: Francia.

Davor Šuker fue la estrella del Mundial Francia 1998 y actualmente preside la Federación croata de fútbol. Foto: EFE

Ahora -20 años después- Šuker ocupa el puesto como el presidente de la Federación Croata de Fútbol y se mantiene vinculado a la hazaña más grande del balompié en su nación: ganar la Copa del Mundo y quitarse la espina de la eliminación aquella noche en el estadio Saint-Denis de París.

 

 

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.