• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
De los cuatro buques incautados, ninguno es iraní. El Bella navega bajo bandera de Camerún y los otros tres por Liberia.

De los cuatro buques incautados, ninguno es iraní. El Bella navega bajo bandera de Camerún y los otros tres por Liberia. | Foto: EFE

Publicado 3 septiembre 2020


Blogs



EE.UU. retuvo los buques en alta mar por, supuestamente, pertenecer a Irán y llevar como destino puertos de Venezuela.

Al menos tres compañías petroleras internacionales reclamaron ser las propietarias de la carga de combustible, incautada por EE.UU. el pasado 14 de agosto, con la justificación de que se trataba de un surtido que pertenecía a Irán e iba a Venezuela.

LEA TAMBIÉN:

Líder supremo de Irán denuncia traición de EAU a mundo islámico

La carga consiste en unos 1.116 millones de barriles de petróleo que viajaban a bordo de cuatro buques tanqueros, Bella, Bering, Pandi y Luna.

La empresa Mobin International Ltd., con sede en los Emiratos Árabes Unidos (EAU), se presentó ante el Tribunal del Distrito de Columbia, EE.UU., afirmando ser la propietaria de la carga a bordo de los petroleros Bella y Bering.

Oman Fuel, registrada en Reino Unido, reclamó sobre el cargamento en el petrolero Pandi y una parte del Luna; y Sohar Fuel, de Omán, afirmó la titularidad de la otra parte de la carga del Luna.

Según el expediente de demanda ante la justicia estadounidense, las tres empresas “tienen derecho inmediato a la titularidad, posesión y control de las propiedades demandadas”. Además, se precisa que la carga estaba destinada a Trinidad y Tobago para su posterior venta en Perú y Colombia.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses habían afirmado que los barcos incautados eran propiedad de Grecia.

Irán, desde un principio, dijo que ni los barcos en cuestión ni las banderas de los mismos eran iraníes y alertó que dicha confiscación era mera “propaganda vacía” para encubrir su “trágico fracaso” en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

Con ello, las autoridades iraníes hicieron referencia al reciente rechazo del CSNU de un borrador de resolución presentado por EE.UU. con el objetivo de prorrogar el embargo de armas a Irán, restricción, que, en virtud del acuerdo nuclear firmado en 2015, debe expirar el próximo 18 de octubre.

Durante los últimos años, el Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, ha impuesto fuertes sanciones al petróleo y otras industrias clave de Irán con miras a dejar sin divisas al país islámico y llevarlo al colapso económico. Sin embargo, la Irán se ha mantenido fuerte y buscado nuevos mercados.

En este contexto, Irán y Venezuela han establecido una estrecha cooperación en el sector petrolero. En mayo, Irán envió cinco petroleros a Venezuela con combustible y, en junio, otro barco lleno de productos de primera necesidad para abrir un supermercado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.