¿Por qué se devalúa el peso argentino en el gobierno de Macri? | Noticias | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El FMI es el pilar de Macri para atender la crisis económica.

El FMI es el pilar de Macri para atender la crisis económica. | Foto: Reuters

Publicado 6 septiembre 2018

La fuga de capital como política de Estado para beneficiar al sector financiero ha llevado a Argentina a una devaluación, que apunta a un recorte férreo del gasto social.

Mauricio Macri llegó a la presidencia de Argentina con la carta de presentación de empresario que, desde una visión gerencial, “arreglaría los problemas que dejó el kirchnerismo”. No obstante, en su tercer año de mandato ha cosechado una devaluación histórica cercana a 100 por ciento, que según analistas tiene parte en haber priorizado al sector financiero.

En un contexto económico mundial de proteccionismo, Macri empezó a recorrer el camino de la devaluación en 2015 al liberar el dólar y “abrirse al mundo”, tras un control cambiario impuesto por el gobierno anterior. Desde entonces comenzó el círculo demanda, oferta y fuga de capital del dólar, en beneficio de los sectores exportadores.

El economista y profesor de la Universidad de La Plata, Emiliano López, explica que el hilo empezó a romperse en 2017 cuando el gobierno dejó que el tipo de cambio del peso flotara en función a los intereses y posibilidades de los compradores de dólares y el capital especulativo internacional.

“Nosotros en Argentina tenemos un problema estructural, dependemos mucho de algunos recursos con precios internacionales, como alimentos y granos. En condición de exportadores, cualquier fluctuación del precio internacional de esos bienes impacta en la canasta de consumo”, argumenta López.

Un grupo de argentinos protesta contra las medidas de Macri, entre ellas, la reducción de ministerios. (Foto: Reuters)

Con la corrida cambiaria, que tuvo su punto de ebullición desde abril de este año, fondos de capital cambiaron pesos por dólares en grandes cantidades, haciendo que el peso perdiera su valor. Al agotarse, el gobierno se endeudó una y otra vez para satisfacer esa demanda.

El sector financiero ha marcado el ritmo del tipo de cambio y es el más beneficiado con abultadas ganancias en dólares, es decir, todo el capital que entraba al país, salía con ganancia triplicada.

La fuga de capital hizo una bicicleta financiera: entraban dólares que se valorizaron en pesos a una tasa de interés muy alta y esos pesos, a su vez, se convertían de nuevo en dólares y volvían a fugarse. Por ende, regresa la demanda de dólares y el tipo de cambio aumenta. 

“En una primera instancia la devaluación fue consciente y acordada con el capital nacional. Luego, lo que ocurrió este año, es que la devaluación fuerte tiene más que ver con un mecanismo estrictamente financiero. El gobierno puso a disposición divisas porque el mercado las demandaba, entonces pidió más dinero al FMI para satisfacer a este sector”, detalla el economista. 

Macri ha argumentado que el contexto económico internacional no ha favorecido a Argentina y que políticas de Estados Unidos, como el alza de tasas de interés, han influido en la baja del peso. No obstante, López explica que el gobierno no ejecutó medidas para amortiguar el impacto de las lógicas internacionales.

“Una forma habría sido que las grandes transnacionales no tuvieran dólares, pero el gobierno hizo lo contrario. Y si el gobierno no tiene dólares, se endeuda más. La gente que desde afuera demanda dólares genera un círculo vicioso de endeudamiento”, explica el analista.

Las negociaciones del Fondo Monetario Internacional con cualquier país en crisis va de la disminución del gasto público. El presidente Macri anunció la reducción de 11 ministerios, que aunque no ha sido explícita una ola de despidos, es lo que la lógica lleva a suponer que ocurrirá.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.
facebook twitter google plus instagram pinteres youtube
Suscríbete a nuestro boletín de noticias