• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El ministro de Exteriores de Rusia manifestó su molestia ante la  injerencia de Estados Unidos en los asuntos comerciales de Rusia.

El ministro de Exteriores de Rusia manifestó su molestia ante la injerencia de Estados Unidos en los asuntos comerciales de Rusia. | Foto: Reuters

Publicado 12 marzo 2019

La petrolera rusa Rosneft, desestimó las amenazas de EE.UU. respecto a comprar petróleo a Venezuela y decidió continuar sus relaciones con la compañía suramericana.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, rechazó este martes las exigencias que ha tenido Estados Unidos (EE.UU.) contra la petrolera rusa Rosneft, a quien impuso dejar de adquirir crudo de la estatal venezolana Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

LEA TAMBIÉN: 

Venezuela y Rusia profundizan su asociación estratégica

En ese sentido, Lavrov criticó las declaraciones del secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, sentenciando que las imposiciones económicas por parte de la administración de Donald Trump violan las normas éticas y vulneran el derecho internacional. 

"Vemos una violación grave de las normas éticas y jurídicas cuando Washington exige a los países a no comprar materias primas e hidrocarburos" a otros países, dijo Lavrov. "Hace poco Pompeo acusó a Rosneft de evadir las sanciones estadounidenses y le exigió que deje de comprar petróleo a la compañía venezolana, esto no se ajusta, de ninguna manera, al derecho internacional", añadió.

Asimismo, acusó al dirigente opositor venezolano Juan Guaidó, de incitar al Gobierno de Nicolás Maduro de cesar la venta de crudo a Cuba, en una acción que el ministro de Exteriores ruso calificó como "un mal ejemplo". 

"No es casualidad que nuestros colegas estadounidenses y otros países ya no empleen el término de Derecho Internacional", apuntó Lavrov

Mike Pompeo ofreció estas declaraciones el pasado 11 de marzo, objetando que la compañía de petróleos rusa haya evadido las sanciones emitidas por EE.UU. y que, además, siguiera en actividad comercial con Pdvsa.

Sin embargo, la compañía de petróleo de Rusia, Rosneft descartó esta determinación de EE.UU., por considerarla infundada y subjetiva. 

EE.UU. ha mantenido un plan desestabilizador contra la democracia de Venezuela, estrategia que ha reforzado con la imposición de medidas ilegales a empresas administradas por el Gobierno de esa nación suramericana.

El pasado 28 de enero de este año, el Departamento del Tesoro estadounidense aplicó una punición a Pdvsa, dirigida al congelamiento de 7.000 millones de dólares, además de la amenaza de bloquear aquellas compañías que sostengan actividad comercial con la filial petrolera venezolana.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.