Mostrar:
Autores:
Buscar:

Alfredo Jalife
Alfredo Jalife

Analista mexicano, de origen libanés, especializado en relaciones internacionales, economía, geopolítica y globalización. Es profesor en la UNAM y publica regularmente en periódicos como La Jornada y el El Financiero. Es un comentarista frecuente en medios internacionales de televisión como teleSUR, entre otros.

268 Notas publicadas

Notas recientes
Israel –estado racista/paria/ Apartheid, cuyo supremacismo sionista se acopla al de Trump: hoy, el mejor aliado del premier Netanyahu–, es la única entidad de los 193 países de la ONU que alienta la secesión del Kurdistán en la parte norte de Irak, donde se ha programado para el 25 de septiembre un referéndum no- vinculatorio que puede provocar expansivos sismos trepidatorios en el Medio Oriente.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker –del paraíso fiscal de Luxemburgo– profirió un discurso esperanzador en Bruselas sobre el retorno de la Unión Europea (UE) al gran juego del Olimpo global, después de severos tropiezos: desde el Brexit pasando por el antagónico trumpismo hasta la fuerte devaluación del euro (a raíz del desplome bursátil de 2008).

Alumnos de varias regiones de Rusia charlaron con el zar Vlady Putin, quien los conminó a concentrarse en las áreas prometedoras de estudios para que Rusia no se quede al final de la cola en el futuro. El zar aseveró que quien consiga un avance en el desarrollo de la inteligencia artificial dominará al mundo.

La esperada renuncia del halcón monetarista Stanley Fischer ha dejado cuatro vacantes de siete puestos en la Fed que en forma paradójica deberán ser llenados por la decisión del hoy emasculado Trump quien puede alterar la trayectoria del supremo banco central global y a quien además incumbe el nombramiento del sucesor de la gobernadora, la israelí-estadunidense Janet Yellen, quien concluye su periodo en febrero del 2018; y que se puede quedar siempre y cuando se ajuste a los deseos del trumponomicscon el que colisiona.
La posprimacía de EU ostenta cinco características interrelacionadas: 1) hiperconectividad, armamentismo (“weaponization”) de la información, desinformación y desafección; 2) fractura veloz del statu quo de la guerra fría; 3) proliferación, diversificación y atomización de una efectiva contrarresistencia de EU; 4) resurgente, pero transformada competencia de las superpotencias, y 5) disolución disruptiva y violenta de la identidad y la cohesión política.
La quinta esencia del modelo Galtung radica en que mientras más se profundizan las contradicciones, existe mayor probabilidad que resulten en una crisis social que cambia drásticamente el orden existente.
Pese a constituir un gigante (sic) militar, político y económico a escala global, EU ya no goza más de una inexpugnable posición frente a los estados competidores.
Tanta acrobacia giratoria en la política doméstica –que vive una guerra civil subrepticia que no se atreve a pronunciar su nombre–, así como en la política exterior de EU, denotan la decadencia de la otrora superpotencia unipolar.
La gota que derramó el vaso de la expulsión de Bannon –quien había presentado su renuncia 10 días antes, congelada por su pupilo ideológico Trump– fue su cruda entrevista a The American Prospect
Después del voto en el Consejo de Seguridad en favor de las sanciones contra Norcorea, cuya resolución fue apoyada en forma conspicua por Moscú y Pekín, China apretó las tuercas de las importaciones de las materias primas de Pyongyang, que, a mi juicio, no tendrán gran efecto, mientras no sean de índole financiera