Mostrar:
Autores:
Buscar:

Carlos Aznarez
Carlos Aznarez

Periodista argentino en medios de prensa escrita y digital, radio y TV. Escritor de varios libros de temas de política internacional. Director del periódico Resumen Latinoamericano. Coordinador de Cátedras Bolivarianas, ámbito de reflexión y debate sobre América Latina y el Tercer Mundo.

88 Notas publicadas

Notas recientes
La masa humana verde superó con creces a la otra fecha insigne, cuando se obtuvo la victoria parcial en Diputados, y por supuesto le pasó por encima a quienes anhelan, con sus rostros celestes y rezos vivir en las cavernas o en los pasillos de las Iglesias.
Los yanquis y su Comando Sur, la OEA, el dueto Santos-Uribe. y cada uno de los mandamases del Grupo de Lima, se quedaron sin festejar, sencillamente porque el mayor escudo protector que tiene Nicolás Maduro es el propio pueblo venezolano.
Indudablemente se consiguió una doble victoria: la del campesinado que “a pata” recorrió 400 kilómetros y no se vuelve con las manos vacías ni tampoco fueron reprimidos como tan asiduamente ocurría en la Cuarta República, y la del Gobierno y su máxima jefatura que tuvo la flexibilidad suficiente para en momentos difíciles, de guerra económica, sabotaje eléctrico y provocación imperialista, poner el oído y todo el cuerpo en atender la voz del pueblo.
Hace exactamente un año, con el asesinato de Santiago Maldonado por parte del aparato estatal represivo, el gobierno de Mauricio Macri decidió comenzar una nueva fase de su guerra contra el pueblo.
Todo un acontecimiento cinematográfico y también de homenaje hacia Cuba, su Revolución y sus combativas, abnegada y heroicas mujeres, fue el estreno en Buenos Aires de la película “Cubanas. Mujeres en Revolución” dirigida por María Torrellas y producida por Resumen Latinoamericano.
Resumen Latinoamericano salió a la calle en dos períodos de tiempo muy diferentes. La primera experiencia se desarrolló en el exilio, entre 1979 y 1983, mientras que la segunda etapa se inició en abril de 1993 y dura hasta el presente. 
Es difícil contener la emoción después de lo ocurrido en estas últimas 24 horas en Argentina. Y más difícil aún es intentar reflexionar sobre caliente de lo que significa esta victoria feminista de obtener, a puro pulmón y muchísima convicción de pelear por una causa justa, la media sanción de Diputados a la ley del aborto legal, seguro y gratuito.
No les interesa tampoco a Messi y sus colegas que Israel sea uno de los pocos países en el mundo que considera legal torturar a los detenidos, o que cuando sus soldados bombardean en Gaza, una tribuna de “hinchas” se levante en el campo de “batalla” para festejar cada muerto o cada bomba destructora. O que en las prisiones de exterminio haya miles de chicos y chicas de edades parecidas a las de todos los que componen la Selección. Allí está el caso de Ahed Tamimi como ejemplo de lo que significa esta barbarie cimentada por quienes serán sus anfitriones.
Era un río de hombres, muchísimas mujeres y un enorme cantidad de jóvenes y niños y niñas. Con el Obelisco al frente y detrás el Ministerio de Desarrollo Social cubierta su fachada por la gigantesca silueta de Evita revolucionaria, la multitud coincidía en una frase que lo dice todo: NO al FMI.
“Yo voto contra Trump y contra esos del Grupo de Lima”, aclaró un estudiante de medicina, que enseguida remató con un: “lo bueno y lo que no nos guste de este gobierno lo vamos a decidir nosotros".