Mostrar:
Autores:
Buscar:

Javier Tolcachier
Javier Tolcachier

Javier Tolcachier es investigador en el Centro Mundial de Estudios Humanistas y columnista de la agencia internacional de noticias con óptica de Paz y No Violencia Pressenza.

28 Notas publicadas

Notas recientes

Es el ser vil, que obediente a la ley del más fuerte, velozmente transforma su porte de hombre seguro de sí mismo en lacayo servil.

La historia no sólo la cuentan los vencedores, según escribió George Orwell en Febrero de 1944. También intentan escribirla los que van a la zaga, para recuperar terreno y forzar sus objetivos.

Venezuela es un país cuyo pueblo y gobierno están bajo asedio. Prácticamente desde el mismo momento en que comenzó a desandar la vía bolivariana, asumiendo una indómita aspiración de emancipación del dominio económico y político de los círculos elitistas y de la visión dependiente de los intereses de Estados Unidos en el Caribe y América Latina. 

De fundamental importancia fue el amplio rechazo internacional al evidente intento de quiebre constitucional. Las posturas claras de China y Rusia, decisivas por su peso geopolítico económico y militar, fueron dirigidas directamente a Estados Unidos, advirtiendo sobre las nefastas consecuencias de su intervención. 

Para pensar a Internet como una red que ayude a liberar a los pueblos, es preciso pensar en liberarla de su influjo fundacional y la trayectoria acumulada al servicio del interés del poder establecido. 

La democracia venezolana ha atravesado en 20 años 23 procesos electorales, incluyendo revocatorias de mandato, elecciones de Asamblea Constituyente, municipales, regionales, legislativas y presidenciales. Con errores y aciertos ha demostrado ser fiel a la voluntad popular.

Por estas épocas del año suelen oírse llamados a la concordia y la convivencia fraterna. Haciendo a un lado la hipocresía de quienes conciben la “paz social” como mecanismo para blindar la injusticia, no hay duda que los pueblos en estas fechas se desean honestamente un período de mayor calidez, de cercanía y humanidad. Del mismo modo que expresan con sinceridad de corazón, augurios de un año mejor. 

La presencia de varios presidentes y líderes de izquierda como Evo Morales Ayma, Nicolás Maduro, Miguel Díaz Canel  o Manuel Zelaya, simbolizaron la esperanza con la que revolucionarios y el progresismo latinoamericano miran hoy hacia su propio Norte. Un horizonte de anhelos necesario luego de la dura derrota ante el fascismo en Brasil.
Es casi una de pistoleros en el (demasiado) Cercano Oeste del mundo. El capital ha entrado en una carrera rentista desbocada y no tolera el costo mínimo que garantice un remedo de paz social.
Bolsonaro no será el que gobierne, sino una figura títere. Gobernarán los bancos, los militares, un sector de la iglesia pentecostal y a control remoto, los Estados Unidos.