Mostrar:
Autores:
Buscar:

Pablo Jofre Leal
Pablo Jofre Leal

Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Master en Relaciones internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en temas principalmente de Latinoamérica, Oriente Medio y el Magreb. Es colaborador de varias cadenas de noticias internacionales: Hispantv, Rusia Today, Telesur, www.islamoriente.com, Annurtv de Argentina, Resumen Latinoamericano, La Haine, Rebelion, Radio y Diario Electrónico de la Universidad de Chile, El Ciudadano www.elciudadno.cl. Creador de la página WEB www.politicaycultura.cl. Autor de los libros "la Dignidad Vive en el Sahara" sobre la lucha del pueblo saharaui y el libro "Palestina. crónica de la ocupación sionista" sobre la historia y lucha del pueblo palestino contra la ocupación y colonización del sionismo.

111 Notas publicadas

Notas recientes

En Estados Unidos la represión ha sido promocionada y estimulada por cauces violentos por el propio presidente de un Estado policial y racista. Éste, señaló en uno de sus clásicos Twitter incendiarios, con relación a los manifestantes a los que acusa, como no, de radicales e izquierdistas que  "Estos matones están deshonrando la memoria de George Floyd y no voy a dejar que eso ocurra. Acabo de hablar con el gobernador (del estado) Tim Walz y le he dicho que el Ejército está con él hasta el final. Asumiremos el control si comienzan las dificultades pero cuando empiezan los saqueos, empiezan los disparos. ¡Gracias!". Y contra estas palabras, los organismos multirregionales y regionales como la ONU y la OEA,  mutis por el foro.

El régimen cívico-militar estadounidense, administrado por Donald Trump pensó, erradamente, que con el asesinato del teniente general Qasem Soleimani.

La situación más candente se vive con relación a las amenazas vertidas por Trump y su equipo cívico-militar contra Irán, quien en su legítimo derecho de comerciar con quien desee y vender sus productos, en este caso petróleo, a quien esté dispuesto a comprarlo, lo enfrenta a la amenaza militar de Washington.

Conmemorar el Día de Al Quds es tener presente que la alianza criminal entre el imperialismo y el sionismo impide la concreción del postergado Estado palestino, imposibilita la libertad de millones de seres humanos, que sufren día a día el acoso, la demolición de sus viviendas, la destrucción de sus cultivos, la segregación de sus pueblos y aldeas por un muro de 720 kilómetros de largo.

La crisis mundial derivada de la pandemia del Covid-19 nos permite, al margen de contender contra ella, evaluar las distintas orientaciones políticas y sobre todo del campo de valores de los distintos países. Algunos expresan el humanismo y solidaridad que los anima, otros prefieren mirar para el lado privilegiar la economía o generar acciones propias de un pirata internacional.

El tiempo, definido por la ciencia como aquella magnitud física donde suceden hechos y eventos resulta ser implacable, nada lo detiene.

Un país milenario, una sociedad cansada de guerras, de invasiones, de ser considerada una base de agresión a países vecinos, esperanzada en poner freno a la corrupción.

El virus Sion 48, a diferencia del Covid-19 afecta, no el aparato respiratorio de las personas y otros órganos fundamentales, sino que la brújula moral de los defensores del sionismo, sobre todo instalados en el parlamento chileno.

Israel se presenta ante el mundo, como una entidad particular, distinta, trabajando el papel de víctima ante el acoso de culturas que no aceptan su presencia en el Levante Mediterráneo.

Aprendemos los seres humanos de las tragedias? ¿Somos capaces de unir esfuerzos cuando la muerte golpea nuestras puertas, sin que podamos siquiera visualizar al enemigo, que silencioso y mortal nos quita el aire?