Mostrar:
Autores:
Buscar:

Rubén Montedónico
Rubén Montedónico

Periodista uruguayo que en Montevideo trabajó en CX 8 - Radio Sarandí (1972-76). En el exilio (1976-19859 escribió en El Día, México; El Nuevo Diario de Nicaragua y Agencia Nueva Nicaragua (1983-90). Asimismo, en México lo ha hecho en Novedades, La Jornada y Aldea Global de México (1998-2014). En la actualidad, escribe regularmente en Uruguay para el Semanario Voces.

24 Notas publicadas

Notas recientes
Las siguientes resoluciones, como la 242 del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) del 22 de noviembre de 1967, reiteran el mandato precedente.
A partir de 1980 este territorio se independizó y adoptó el nombre de República de Zimbabue y siempre sus comicios fueron ganados por la Zanu (Unión Nacional Africana de Zimbabue)

Para sustituir a la médica Michelle Bachelet en la presidencia de Chile a partir del próximo 11 de marzo -además de escoger a 155 diputados, 23 senadores (la mitad del cuerpo) y 278 consejeros regionales- dio inició un proceso comicial que derivó en una segunda vuelta el 17 de diciembre. Con distintas intenciones de voto de acuerdo con las encuestas, los postulantes a la sucesión para el periodo 2018-2022 fueron ocho. El resultado de la primera ronda electoral a la que sólo concurrió un estimado del 43,4% del cuerpo electoral y que por primera vez contó con el voto de los chilenos en el extranjero, tuvo como consecuencia que deberán disputar el cargo dentro de 28 días el candidato derechista Sebastián Piñera (ex presidente del 2010-2014) y Alejandro Guillier, un centroizquierdista -cualquier cosa que esto sea- del oficialismo, sociólogo y periodista.

Hay quienes afirman que tras las elecciones argentinas el país se pinta de amarillo, color de la alianza macrista. La política exterior Argentina y el discurso de Mauricio Macri dan clara idea del camino que tomó desde el momento que anunció el deseo de “volver al mundo” y “atraer inversiones”: enderezó sus gestiones inmediatas a incorporarse de facto a la Alianza del Pacífico de países con economías “abiertas, liberales y aliadas política y comercialmente a Washington” con las que anunció que salía del “congelamiento internacional”. Las declaraciones y acciones dieron la pista del signo que tendría su gestión.

Los bandos en pugna en el conflicto de parte de la península ibérica parecen querer dar lugar a un tiempo donde los rivales ocupan posiciones desde donde expresan sus propuestas. Sin variaciones en el discurso, unos y otros han delimitado los campos y ante las pretensiones de independentismo de amplios sectores catalanes -tenidas como legítimas políticamente aunque jurídicamente equivocadas- se les han opuesto con virulencia las autoridades centrales -tanto el rey, aliándose al gobierno para, esencialmente, defender su herencia monárquica- como Rajoy, encarnación de una fracción dominante de la burguesía y dirigente de un partido investigado por sus históricas actividades corruptas.

La primera fecha electoral de medio año en Argentina se cumplió el 13 de agosto con las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias), dejando un incierto panorama político sobre el gobierno, con 20 meses de vigencia, prioritariamente, y, además, como forma de evaluación a qué se refieren cuando hablan de peronismo y de su modalidad predominante recientemente, el kirchnerismo. La segunda fecha importante será la del 22 de octubre en que se votará la renovación de un tercio del Senado y de 127 de los 257 diputados. 

Televisoras y periódicos han sido la plataforma de la información, la cultura y el entretenimiento, para implantar sus ideas en función de intereses y “valores” de minorías oligárquicas.
Al observar las encuestas, la tradición y la realidad, los candidatos de los dos partidos de la derecha, Demócrata y Republicano, son sobre los que se centra la disputa electoral.
Esa comprensión del momento sudamericano, extiende la mirada más allá de circunstancias e instituciones de Brasil: los cambios hace rato que empezaron y van dirigidos a acabar con cualquier aliento integracionista efectivo -con el Mercosur como algunos aspiraron alguna vez-, para continuar despejando el camino, prosegu
Tquía de ayer y de hoy no es más que una satrapía que se bambolea en la esquina de un mundo desarrollado pero inestable que sigue teniendo en él y en su régimen a un indeseable.