• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Alberto Fernández amplía su ventaja sobre Mauricio Macri según las principales encuestadoras.
    En Profundidad

    Alberto Fernández amplía su ventaja sobre Mauricio Macri según las principales encuestadoras.

Mientras la pobreza sólo en el último año aumentó el 8,1 por ciento, el presidente Mauricio Macri intensifica su campaña con el lema #SíSePuede. Según las principales encuestadoras, Alberto Fernández amplía la ventaja que obtuvo en las primarias.

Las elecciones en Argentina se realizarán el 27 de octubre en un contexto de profunda crisis económica y social. Según datos oficiales, la inflación interanual en agosto fue del 54,5 por ciento, la más alta desde 1991. La desocupación alcanzó el 10,6 por ciento en el segundo trimestre de 2019 contra el 5,9 por ciento que dejó el kirchnerismo en diciembre de 2015.

Según un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), sólo en el último año se perdieron 148.000 puestos de trabajo en el segmento privado de la economía y la tasa de creación de empleo registrado es la más baja desde el 2002. Además, el poder adquisitivo del salario mínimo cayó un 36 por ciento desde mediados de 2015 a la fecha. Esto llevó a la caída del consumo interno que, junto a la apertura irrestricta de las importaciones, repercutió en la caída de la industria y derivó en el aumento de los desocupados.

Los únicos indicadores económicos que crecieron durante el macrismo fueron la tasa de interés que actualmente es del 78,37 por ciento, la devaluación de la moneda cercana al 500 por ciento y la deuda externa que alcanzó en el segundo trimestre del año 283,5 mil millones de dólares. La deuda pública total ya superó el 100 por ciento del Producto Bruto Interno.

Los jubilados, otro de los sectores más afectados por la crisis también vieron caer su poder de compra. Según datos del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), la jubilación mínima aumentó un 201 por ciento entre mayo de 2015 y julio de 2019 mientras que la inflación de los medicamentos en el mismo período alcanzó el 340 por ciento.

A su vez, la obra social de los adultos mayores recortó la entrega de medicinas gratuitas. Esto llevó a que gran cantidad de jubilados tengan que pedir créditos para comprar sus remedios o deban elegir entre prender la estufa en pleno invierno -debido al incremento de precios de los servicios públicos producto de los tarifazos que aplicó la actual gestión- o comprar los fármacos.

La pobreza, lejos de acercarse a cero, tal como prometió Mauricio Macri en su campaña de 2015, llegó al 34,5 por ciento, mientras que el 52,6 por ciento de los menores de 15 años es pobre en el país. Pero estos datos responden solo al primer semestre de 2019, es decir previo a la mega devaluación que se vivió en los días posteriores a las primarias. Distintas consultoras estiman que el gobierno finalizará su gestión con índices cercanos al 40 por ciento. 

Pocas semanas atrás el Congreso aprobó la Ley de Emergencia Alimentaria y las organizaciones sociales reclaman aumentos de los planes sociales y de los montos de los programas porque, frente a la inflación, no llegan a cubrir la mitad de la canasta básica de alimentos. Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC), en el segundo trimestre del año, la brecha de ingresos entre el 10 por ciento más rico de la población y el 10 por ciento más pobre aumentó de 21,5 a 23 veces. De acuerdo a los datos oficiales el 10 por ciento más rico de la población se apropia del 32,8 por ciento de los ingresos totales. Se trata de los mayores niveles de desigualdad en los últimos 13 años. 

De las diez fórmulas presidenciales que se presentaron a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), que tuvieron lugar el 11 de agosto, sólo seis superaron el 1,5 por ciento que se requiere para competir en las elecciones generales. El Frente de Todos, que encabezan Alberto Fernández y la senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner obtuvo el primer lugar con el 47,65 por ciento de los votos. Juntos por el Cambio, frente que lleva como candidatos al actual presidente, Mauricio Macri y al senador Miguel Ángel Pichetto alcanzó el 32,08 por ciento de los votos. El economista Roberto Lavagna y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey obtuvieron el 8,22 por ciento de los votos con el frente Consenso Federal. Los siguieron el Frente de Izquierda de los Trabajadores-Unidad que encabezan Nicolás del Caño y Romina del Pla con el 2,86 por ciento de los votos; el Frente Nos, con Juan José Gómez Centurión y Cynthia Hotton como candidatos alcanzó el 2,63 por ciento de los votos y, por último, el Frente Despertar que encabeza el economista liberal José Luis Espert sumó 2,18 por ciento.

El día posterior a las elecciones primarias la moneda se devaluó alrededor del 25 por ciento en una jornada. El presidente que reconoció la derrota cuando aún no se conocían los datos oficiales y mandó al electorado “a dormir”, acusó luego a la oposición y a los votantes de ser los responsables de la agudización de la crisis económica que se vivió en esos días. Luego pidió disculpas a través de un mensaje grabado desde la quinta de Olivos y que leyó en un telepronter. Anunció entonces una serie de “medidas de alivio” de tinte netamente electoralista: un bono de 2000 pesos para trabajadores privados, otro de 5000 para algunos estatales, el congelamiento de los combustibles por 90 días --que descongeló 45 días después del anuncio—y una moratoria para las pequeñas y medianas empresas, entre otras medidas que desde todos los sectores consideraron insuficientes.

Lea también: Alberto Fernández encabeza sondeo a la Presidencia de Argentina

Mientras el día de los comicios en diálogo con la prensa Macri sostuvo la importancia de las primarias en tanto definirían los próximos 30 años del país, luego de conocerse los resultados aseguró e incluso repitió en varias oportunidades que “las elecciones no sucedieron”. En una semana en la que la economía estuvo al rojo vivo, sólo llevó tranquilidad a los mercados Alberto Fernández cuando sostuvo que el dólar a 60 pesos era un valor razonable.

El ex jefe de gabinete de Néstor Kirchner habló en esos días con Macri pero sostuvo que él es tan sólo un candidato. Empresarios afines al actual gobierno pidieron reuniones con Alberto Fernández. La misión del Fondo Monetario Internacional que debía viajar en agosto para realizar la quinta revisión del acuerdo stand by para autorizar el desembolso previsto para septiembre de 5400 millones de dólares cambió su agenda y mantuvo reuniones con el gobierno y la oposición. Por ahora la transferencia de fondos sigue suspendida. 

El Frente de Todos propone un Plan de Gobierno para superar la crisis económica y social sobre la base de un amplio acuerdo que incluya a los diversos actores de la sociedad y que permita transitar un camino sostenido hacia un desarrollo con equidad. Alberto Fernández habla de “encender la economía” como una de las prioridades de gestión. En relación a la deuda, sostuvo que es necesario rediscutir con los acreedores. “Las deudas se pagan, pero no a costa de más sufrimiento de la gente. Si tenemos que elegir entre los jubilados y los bancos, siempre defenderemos a los jubilados”. Otro de los ejes que proponen desde el espacio es la ampliación de derechos que se tiene que hacer de manera paralela al abordaje de la cuestión económica.

En su relanzamiento de campaña con una gira de 30 días por 30 ciudades que inició Macri el pasado sábado en el barrio de Belgrano, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el presidente aseguró que “ahora viene el crecimiento, el trabajo, la mejora del salario y el alivio a fin de mes”. Recuerda a sus promesas de crecimiento “en el segundo semestre”, que pronunció en los primeros meses de 2016; “lo peor ya pasó” que reiteró al menos en cuatro oportunidades distintas en estos años; la de pobreza cero o la de “bajar la inflación va a ser la tarea más fácil que voy a tener durante mi gobierno”, sólo por mencionar algunas. Mientras tanto, los candidatos locales de Juntos por el Cambio en distintos distritos, borraron a Macri de la campaña y hasta llamaron a los ciudadanos a cortar boleta.

En Consenso Federal también tienen la cuestión económica como uno de los ejes centrales de la campaña. Los candidatos sostienen la necesidad de reactivar el consumo, promover la inversión, combatir la inflación y recomponer el ingreso de las familias argentinas. Desde el FIT-Unidad sostienen: “Macri se va, el FMI y el ajuste quedan” y dan cuenta de la necesidad de consolidar a la izquierda en el país y en el Congreso para enfrentar la situación. Por el contrario, desde el espacio que conduce José Luis Espert proponen 13 medidas “para cambiar de verdad”: eliminar o reducir al mínimo los aranceles de importación; firmar tratados de libre comercio; eliminar las retenciones a las exportaciones y bajar el gasto público son algunas de ellas. A diferencia del resto, el mensaje central del Frente Nos apunta contra la fórmula del Frente de Todos. “Si votas los Fernández, votás aborto. Hacé algo, votanos”. 

Mientras desde Juntos por el Cambio apuestan a revertir la elección del 11 de agosto, las encuestas sostienen que la fórmula del Frente de Todos amplía su ventaja y tiene una intención de voto del 52 por ciento frente al 34,3 por ciento de Macri. Con más del 45 por ciento de los votos o una diferencia superior a los 10 puntos, la fuerza que obtenga mayor caudal de votos gana en primera vuelta.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.